x america com mx

La vida, se dice, es un viaje pero no un camino. Este es preciso hacerlo, y tan pronto se parte como se retorna, llegamos y marchamos. Siempre se comienza de nuevo y siempre es distinto. Vivir es, pues, viajar. Al subrayar esta forma verbal realzamos también el aspecto de la acción y, con ella, la libertad de la vida frente a la fría objetividad de un destino, de las leyes o de una estructura ideológica de la historia. Este es el sentido moderno, desde el renacimiento, de la vida como peregrinaje del vivir.

El sentido de la aventura y el viaje sólo lo conoce la vida cuando se abandona a sí misma, a su propia inmanencia. Se convierte entonces en suerte individual, experiencia y proceso: años de vida y aprendizaje. La existencia adquiere un comienzo firme, una capacidad de acción y de movimiento con los que se funde; se vuelve enfrentamiento, batalla, ambición, búsqueda de lo desconocido.

Tradicionalmente a los continentes siempre se les ha visto con un poco de temor. Son demasiado grandes y complejos. Un continente es un mundo dentro de nuestro mundo, una invención que supondríamos hija de la más descabellada imaginación. En la historia únicamente se registra el descubrimiento de un continente y aun este fue precedido por una milagrosa equivocación.

Como a Hernán Cortés, Francisco Pizarro y otros más, América se ofrece hoy día ante nosotros ávida de mostrar su verdadero rostro, ese que se compone de muchos rostros y un sentimiento que sospechamos común pero al cual no hemos sabido dar todavía nombre.

En este saco particular el recorrido adquiere otro matiz cuando quienes lo realizan no son geólogos o arqueólogos, se trata de gente sencilla con deseos de conocer gente extraordinaria que habita en un continente maravilloso

Los obstáculos se conocen de antemano y por lo mismo concebimos la posibilidad de esta aventura. Más allá de los limitantes geográficos y económicos, el viaje pretende ser un recorrido que concilie el espacio físico con el espacio interior, la odisea de Homero con la odisea de James Joyce, que sume kilómetros recorridos y experiencias vividas, que deje huella en el camino y en el alma de los viajeros que se atreven a desafiar a la cordura.

Ruta

Historia y geografía se conjugan en esta ruta para cargarla de maravillosas sugestiones. Al hacer la evocación de la misma no sólo se abordará el aspecto que la época prehispánica ofrece a los ojos del viajero, sino que se hará la crónica de la transformación que los siglos han operado en esas tierras, el mapa espiritual que liga lo viejo con lo nuevo, el pasado con el presente, el descubrimiento de una tierra virgen con el descubrimiento de la América de nuestros días que aparece cargada de teatros, golpes de estado, literatura, fútbol, arte, música y sobre todo pequeñas y grandes historias que esperan ser contadas.

Un norte que se nos impone y del cual nos separa el idioma pero nos acerca la admiración por sus expresiones artísticas y sus avances tecnológicos; centro que es resumen de un mundo indígena que alcanzó niveles de gran civilización; pirámides que imponen su grandeza y nos recuerdan el lugar que ocupamos en el universo; perfumes y sabores de un trópico cuyas raíces africanas nos hacen bailar en sueños; llanos y estepas donde el sonido y las boleadoras viajan con igual rapidez que los recuerdos; ríos de plata que sirven de marco a ciudades que recuerdan el cosmopolitismo europeo; el pulmón más importante de la tierra y el bosanova que marea con su cadencia; el sur profundo perdido entre regiones de fuego y mujeres hermosas. Periplo que se realiza sobre cuatro ruedas y cuyas raíces se hunden en la más honda imaginación.

Ruta del Pacifico al Sur (Nogales – Ushuaia)
Nogales, Sonora, México
Mazatlán, Sinaloa, México
Puerto Vallarta, México
Acapulco, Guerrero, México
Tuxtla Gutierrez
Guatemala, Guatemala
San Salvador, El Salvador
Tegucigalpa, Honduras
Managua, Nicaragua
San José, Costa Rica
Panamá, Panamá
Colón, Panamá (Por mar a)
Cartagena, Colombia
Medellín, Colombia
Bogota, Colombia
Cali, Colombia
Quito, Ecuador
Guayaquil, Ecuador
Piura, Perú
Trujillo, Perú
Lima, Perú
Nasca, Perú
Cusco, Perú
Lago Titicaca
La Paz, Bolivia
Antofagasta, Chile
Santiago, Chile
Osorno, Chile
San Carlos de Bariloche, Argentina
Ushuaia, Argentina

Ruta del Atlantico al Noreste (Ushuaia – Québec)
Ushuaia, Argentina
Bahía Blanca, Argentina
Mar del Plata, Argentina
Buenos Aires, Argentina
Montevideo, Uruguay
Porto Alegre, Brasil
Curitiba, Brasil
Asunción, Paraguay
Sao Paulo, Brasil
Salvador, Brasil
Fortaleza, Brasil
Belém, Brasil
Porto Velho, Brasil
Manaus, Brasil
Georgetown, Guyana

Paramaribo, Surinam
Cayenne, Guayana Francesa
Caracas, Venezuela
Maracaibo, Venezuela
Cartagena, Colombia
Colón, Panamá (Por mar a)
Panamá, Panamá
San José, Costa Rica
Managua, Nicaragua
Tegucigalpa, Honduras
San Salvador, El Salvador
Guatemala, Guatemala
Chetumal, México
Belice, Belice
Cancún, México
Campeche, México
Villa Hermosa, México
Veracruz, México
Matamoros, México
Houston, TX, USA
New Orleáns, USA
Miami, FL, USA
Fayetteville, NC, USA
Washington, DC, USA
New York, NY, USA
Québec, Canada

Ruta Canadiense al Noroeste (Québec – Prudhoe bay, Alaska)
Montreal, Canadá
Winnipeg, Canadá
Edmonton, Canadá
Whitehorse, Canadá
Fairbanks, Alaska
Prudhoe bay, Alaska

Ruta del Pacifico hacia el destino final (Prudhoe bay – Nogales)
Fairbanks, Alaska
Anchorage, Alaska
Whitehorse, Canadá
Vancouver, Canadá
Seattle, Washington, USA
Portland, Oregon, USA
San Francisco, CA, USA
San Diego, CA, USA
Tucson, AZ, USA
Nogales, Sonora, México.